zarathustra - Zoroastro
Zaratustra, un revolucionario espiritual y primer profeta de la historia
1 septiembre, 2017
Interpretaciones religiosas acerca del Big Bang
Interpretaciones religiosas de la teoria de El Big Bang. Parte 1
4 septiembre, 2017
Interpretaciones religiosas acerca del Big Bang

El cristianismo, hinduismo, budismo, judaismo y el islam; aceptan la evidencia científica y además no entra en conflicto con el concepto religioso de la creación. www.BuenKarma.co

Interpretaciones religiosas sobre la teoría del Big Bang. Parte 2.

Este artículo es la continuación de la primera parte que encuentras disponible en el siguiente enlace: http://www.buenkarma.co/interpretaciones-religiosas-de-la-teoria-de-el-big-bang-parte-1/

El Papa Pío XII declaró, en noviembre 22 de 1951, en la apertura de la reunión de la Academia Pontificia de las Ciencias, que la teoría del Big Bang no entra en conflicto con el concepto católico de la creación. Algunas denominaciones conservador cristianas protestantes también han acogido la teoría del Big bang como el apoyo a una interpretación histórica de la doctrina de la creación;

El Judaismo Místico y el Zohar

Al igual que los científicos modernos, los místicos judíos del siglo XIII dijeron que en el principio no había nada, nada excepto “la nada divina”, el Dios oculto, transcendente.

El Dios del Génesis que “creó el cielo y la tierra” ni siquiera se había manifestado. El término que usaron los místicos para describir a Dios antes de la creación fue Ein Sof. Ein Sof significa “sin fin” o “infinito”. Ein Sof es la Primera Causa. Es la realidad fundamental, inmanifestada, incomprensible e indescriptible.



“El ‘Principio’ se extendió y se hizo un palacio para sí mismo, para su gloria y alabanza. Allí sembró la simiente sagrada… En cuanto entró (la simiente), el palacio se llenó de luz. De esa luz emanaron otras luces, chispas que volaron, saliendo por las puertas y dieron vida a todo.”

El Zohar


El texto más importante en la tradición mística hebrea, el Zohar, revela un proceso de creación que comenzó en lo profundo de los recónditos escondrijos del Ein Sof y se desenvolvió en forma de una serie de emanaciones. En el centro de este drama estaba un solo punto del que emanó luz y sembró “la simiente sagrada”, creando una concepción cósmica que se describe como una explosión de luz.

Mientras que otros cabalistas decían que la creación comenzó con un acto de expansión, el rabino Isaac Luria, cabalista del siglo XVI, planteó el concepto de la contracción, o tzimtzum. De acuerdo con Luria, Ein Sof, el Infinito, se contrajo hasta su punto más central y luego se retiró a los lados del círculo que rodeaba a ese punto para crear un vacio…

…Desde la orilla de ese vacío, Ein Sof envío un rayo de luz que echó a andar toda la Creación… Podriamos decir que lo que sucedió es la versión de Luria sobre el Big Bang o la explosión de energía.

La teoría de la Gran Explosión de los científicos modernos es sorprendentemente similar a la descripción que algunos místicos judíos hacen de la creación.


El Papa Pío XII declaró, en noviembre 22 de 1951, en la apertura de la reunión de la Academia Pontificia de las Ciencias, que la teoría del Big Bang no entra en conflicto con el concepto católico de la creación. Algunas denominaciones conservador cristianas protestantes también han acogido la teoría del Big bang como el apoyo a una interpretación histórica de la doctrina de la creación;

El Islam y su libro sagrado el Corán

Antes del Big Bang no existía lo que denominamos materia. Desde una condición de no-existencia en la cual ni la materia, ni la energía, ni incluso el tiempo existían, y que sólo puede describirse metafísicamente, materia, energía y tiempo fueron creados en un instante. Éste hecho, descubierto sólo recientemente por la física moderna, fue anunciado en el Corán hace 1400 años.

Algunos investigadores creen que las asociaciones islámicas sobre la teoría del Big Bang, se mencionan un total de tres versos a través del corán, el universo como una cortina de humo en el 11º verso de la Sura Fussilat, la explosión del Big Bang en el 30º verso de la Sura Al-Anbiya y una expansión continua del universo en el versículo 47 de la Sura Adh-Dhariyat en el Corán.


Én el Corán, revelado hace 14 siglos en una época en que la ciencia astronómica era todavía muy primitiva, la expansión del universo está descrita de esta forma:

 


“Nosotros hemos construido el cielo con fuerza, y ciertamente lo estamos expandiendo”
[Corán 51:47]



La palabra “cielo”, como figura en el versículo anterior, es utilizada en varios lugares del Corán con el significado de espacio y universo. Aquí se utiliza con este sentido y estableciendo que el universo se “expande”. Y esta es precisamente la conclusión a la cual ha llegado la ciencia actualmente.

Las luminosas estrellas que vemos en la noche se encontraban, así como todo el universo, en aquel “humo”.

De acuerdo al Corán, Dios dijo:

 


 Luego dirigió (su voluntad) al cielo, que era humo…
Corán, 41:11


Debido a que la Tierra y los cielos (el sol, la luna, las estrellas, planetas, galaxias, etc.), fueron formados de este mismo “humo”, concluimos que la Tierra y los cielos eran una sola entidad conectada. Después de este “humo” homogéneo estos se formaron o separaron uno del otro.

 


¿Es que no ven los que se niegan a creer que los cielos y la tierra estaban juntos y los separamos?…
(Corán, 21:30)


 

Éste hecho fue probado también mediante observaciones directas en 1929. Observando el cielo con un telescopio, Édwin Hubble, el astrónomo americano, descubrió que las estrellas y galaxias están constantemente separándose unas de otras. Un universo en donde todo está constantemente separándose de lo demás implica un cosmos en expansión.

Las observaciones realizadas en los años siguientes corroboran que el universo está expandiéndose constantemente. Éste hecho fue explicado en el Corán cuando todavía era desconocido para todos.

Interpretaciones religiosas acerca del Big Bang

El Budismo y los sutras

El Kalachakra tantra, una escritura del budismo tibetano, lidia con la formación y funcionamiento de la realidad. Los budistas modernos como el Dalái Lama tratan de no entrar en conflicto entre el budismo y la ciencia y consideran que son maneras complementarias de entender el mundo que nos rodea.

En el Digha Nikaia hay una historia sobre el comienzo del ciclo actual del mundo. En el sutra 27 del Aggañña sutra, Gautama Buda la usa para explicar el sistema de castas y mostrar por qué una casta no es realmente mejor que otra.

El sutra describe un discurso impartido por el Buda a dos brahmanes, Bharadvaja y Vasettha, que dejaron su familia y casta para convertirse en monjes. Los dos brahmanes son insultados y difamados por su propia casta por su intención de convertirse en miembros de la Sangha. El Buda explica que la casta y el linaje no pueden compararse con el logro de la práctica moral y el Dhamma, ya que cualquiera de las cuatro castas puede convertirse en un monje y alcanzar el estado de Arahant.

Luego, explica sobre el comienzo de la Tierra y el nacimiento del orden social y su estructura, incluidas las castas. Buda enfatiza el mensaje de universalidad en el Dhamma y cómo el Dhamma es lo mejor de todas las cosas.

 



“Llega un momento, Vãsetha, cuando, tarde o temprano después de un largo período, este mundo se contrae, En un momento de la contracción, los seres nacen sobre todo en el mundo de Abhassara Brahmã.

Y allí viven, hechos por la mente, alimentándose de deleite, luminosos, moviéndose por el aire, gloriosos – y permanecen así durante mucho tiempo. Pero tarde o temprano, después de un período muy largo, este mundo comienza a expandirse de nuevo.

En un momento de expansión, los seres del mundo de Abhassara Brahmã, habiendo fallecido allí, renacen en su mayoría en este mundo. Aquí viven, hechos por la mente, alimentándose del deleite, luminosos, moviéndose por el aire, gloriosos – y permanecen así durante mucho tiempo”

Aggañña Sutra: Sutra 27, 10.


De acuerdo con ese texto, en un momento del tiempo el mundo se contrajo. Cuando se expandió de nuevo, los seres se reencarnaron en él. Todo es agua y oscuridad pero el comienzo es luminoso. Después la tierra se forma en la superficie del agua.


“En ese período, Vasettha, sólo había una masa de agua, y todo era oscuridad, cegadora oscuridad. Ni la luna ni el sol aparecieron, ni constelaciones ni estrellas aparecieron, noche y día no se distinguieron, ni meses ni quincenas, ni años ni estaciones, ni hombres ni mujeres, seres que se consideran como seres.

Y tarde o temprano, después de un período muy largo de tiempo, la tierra salada se extendió sobre las aguas donde estaban esos seres. Parecía la piel que se forma sobre la leche caliente mientras se enfría.

Estaba dotado de color, olor y sabor. Era del color de la ghee fina o de la mantequilla y era muy dulce, como la pura miel silvestre.”

Aggañña Sutra: Sutra 27, 11.


 

El texto budista Aggañña-sutra, dice que existe un proceso recíproco, o de coevolución, en donde todas las cosas intervienen en una red de causalidad bidireccional. Una expansión produce la siguiente contracción, donde reina el caos, seguido de una expansión donde reina el orden y así sigue interminablemente. El mundo es infinito e increado, sus elementos básicos son el alma, la materia, el tiempo y el espacio, y los principios de movimiento y reposo.

Lee la primera parte con las interpretaciones del Big Bang para el Hinduismo y Cristianismo