Swastica o esvástica, un símbolo pervertido por los nazi.
La Esvástica: un símbolo del budismo pervertido por Hitler.
28 julio, 2016
om-el-sonido de la creacion
OM, el Sonido de la Creación – La Sílaba Eterna
26 diciembre, 2016
Awake, la vida de yogananda.

Película la vida de Yogananda online. Full HD. El Yoga de Jesús.

Paramahansa Yogananda sobre Jesús, Buda, Krishna y los avatares.

Awake, la vida de yogananda.
Paramahansa Yogananda es reconocido como “el padre del yoga en Occidente” y considerado una de las figuras espirituales más destacadas de nuestro tiempo. La Segunda Venida de Cristo, su monumental obra acerca de las “enseñanzas originales de Jesús” se publicó en 2004 en dos grandes volúmenes que suman más de 1.700 páginas. Llevando al lector, versículo por versículo, a través de los cuatro Evangelios.

 


El siguiente extracto hace parte del libro: “El Yoga de Jesús”, De Paramahansa Yogananda. Capítulo 1, Jesús el Avatar.
publicado por Self-Realization Fellowship, Los Ángeles (California) Copyright © 2009 Self-Realization Fellowship.



yoga de jesús libro de Paramahansa Yogananda.
Con el fin de evitar que sus hijos sumidos en la oscuridad de la ignorancia permanezcan por siempre perdidos en los engañosos laberintos de la creación, el Señor acude una y otra vez, bajo la forma de los profetas iluminados, para alumbrar el camino.

CAPITULO 1 – JESUS EL AVATAR
La manifiestación de Dios en las encarnaciones divinas


El desafío de enfrentar una vida llena de misterios irresueltos e irresolubles en un universo enigmático, sería abrumador para los simples mortales, si no fuera por los emisarios divinos que vienen a la tierra para hablar con la voz y autoridad de Dios a fin de guiar al ser humano.
Hace milenios, en eras pretéritas más elevadas de la India, los rishis describieron la manifestación de la Benevolencia Divina, de “Dios con nosotros”, en forma de encarnaciones divinas o avatares: seres iluminados a través de los cuales Dios se encarna sobre la tierra.
Muchas son las voces que han mediado entre Dios y el hombre; se trata de los Khanda avatares o encarnaciones parciales de Dios en almas que poseen conocimiento divino. Son menos frecuentes, en cambio, los purna avatares o seres liberados que están completamente unidos a Dios y cuyo regreso a la tierra tiene por objeto el cumplimiento de una misión encomendada por mandato divino.

En el Bhagavad Guita – la Sagrada Biblia de los hindúes- el Señor declara:

Cuando quiera que la virtud declina y el vicio prevalece, Yo me encarno como un avatar. Era tras era, aparezco en forma visible para proteger al justo y destruir la maldad, a fin de restablecer la virtud.

yoga de jesús libro de Paramahansa Yogananda.

La misma y única conciencia gloriosa e infinita de Dios – la Conciencia Crística Universal o Kutastha Chaitanya – adquiere una apariencia familiar al ataviarse con la individualidad de un alma iluminada, provista de una personalidad singular y una naturaleza espiritual adecuadas para la época y el propósito de esa encarnación.

Si no fuese por esta intercesión del amor de Dios que se manifiesta en la tierra a través del ejemplo, el mensaje y la mano rectora de sus avatares, sería prácticamente imposible que la desorientada humanidad hallara el sendero hacia el reino de Dios en medio del tenebroso miasma de la ilusión mundana – la sustancia cósmica en la que habita el hombre-. Con el fin de evitar que sus hijos sumidos en la oscuridad de la ignorancia permanezcan por siempre perdidos en los engañosos laberintos de la creación, el Señor acude una y otra vez, bajo la forma de los profetas iluminados, para alumbrar el camino.


Jesús fue precedido por Gautama Buda, “el Iluminado”, cuya encarnación le recordó a una generación desmemoriada el Dharma Chakra, la rueda del Karma, cuyo constante giro implica que las acciones puestas en marcha por el ser humano, asi como sus correspondientes efectos, determinan que cada hombre – y no un Dictador Cósmico- sea el responsable de su propio estado actual. Buda devolvió el espíritu compasivo a la árida teología y a los rituales mecánicos en que había caído la antigua religión védica tras el final de una era más elevada en la cual Vagaban Krishna, el más amado de los avatares de la India, predicó el sendero del Amor Divino y de la realización de Dios mediante la práctica de la suprema ciencia espiritual del yoga, la unión con Dios.

La intercesión divina, cuyo fin es mitigar los efectos de la ley cósmica de causa y efecto (el karma) por la cual el ser humano sufre a consecuencia de sus errores, estaba presente en el corazón mismo de la misión de amor que Jesús hubo de cumplir en la tierra.
Jesús vino a mostrar la misericordia y la compasión de Dios, cuyo amor es un refugio que nos protege, incluso, del rigor de la Ley.

El Buen Pastor de Almas abrió sus brazos para recibir a todos, sin excluir a nadie, y mediante la atracción del amor universal impulsó al mundo a seguirle en el sendero hacia la liberación, a través del ejemplo de su espíritu de sacrificio, renunciamiento, capacidad de perdón, amor por igual para amigos y enemigos y, sobre todas las cosas, amor supremo por Dios. Ya fuera como el pequeño bebé en el pesebre de Belén, o como el salvador que sanaba a los enfermos, resucitaba a los muertos y aplicaba el bálsamo del amor sobre las heridas de los errores, el Cristo presente en Jesús vivió entre los seres humanos como uno más, para que también ellos pudieran aprender a vivir como dioses.